Tras habernos dejado medio kilo de sudor con los nervios y las prisas en la ceremonia, comenzaremos a reponer fuerzas con un coctel, dando por sentado la agradable sorpresa de probar luego, la INCOMPARABLEMENTE deliciosa cocina extremeña.